Búsqueda avanzada
  • Tipo de contenido

  • Categorías

  • Autor

  • Limpiar filtros

Lectio Divina 2016-09-25 «¡AY DE LOS QUE LLEVAN UNA VIDA FÁCIL EN SIÓN!.. SERÁN LOS PRIMEROS EN IR AL DESTIERRO»

25 de Setiembre de 2016

Vigésimo sexto Domingo del Tiempo Ordinario]

 

¡AY DE LOS QUE LLEVAN UNA VIDA FÁCIL EN SIÓN!.. SERÁN LOS PRIMEROS EN IR AL DESTIERRO

Lucas 16:19-31

Texto Evangélico de DHH

Otras lecturas: Amós 6:1, 4-7; Salmo 146:7, 8-9, 9-10; 1 Timoteo 6:11-16

           

Lectio Divina 2016-08-28 «CUANDO TÚ DES UN BANQUETE, IN VITA A LOS POBRES…»

28 de Agosto de 2016

Vigésimo Segundo Domingo del Tiempo Ordinario

 

CUANDO TÚ DES UN BANQUETE, IN VITA A LOS POBRES…

Lucas 14:1, 7-14

Texto Evangélico de DHH

 

Otras lecturas: Eclesiástico 3:17-18, 20, 28-29; Salmo 68:4-5, 6-7, 10-11; Hebreos 12:18-19, 22-24

           

Lectio:

Lectio Divina 2016-08-14 LES DEJO LA PAZ. LES DOY MI PAZ…

Miremos hoy más allá de nuestros límites locales y tratemos de llegar a los cristianos que, en Oriente, sufren literalmente persecución por el mero hecho de confesar a Jesús como su Dios y Señor: para que experimenten el ánimo venido del cielo así como la solidaridad humana y el auxilio de las demás comunidades que llevan una vida pacífica en nuestro mundo “cristiano”. No olvidemos a los cristianos que sufren la “persecución silenciosa” de la discriminación o el aislamiento en ambientes donde se menosprecia la fe cristiana o se humilla a los creyentes de cualquier credo: para que su testimonio humilde pueda convertirse en una llamada a la tolerancia y el respeto.

Lectio Divina: 2015-10-04:Le preguntaron si al esposo le está permitido divorciarse

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 10,2-16
 
En aquel tiempo, se acercaron unos fariseos y le preguntaron a Jesús para ponerlo a prueba: — ¿Le es lícito a un hombre divorciarse de su mujer?
 
Él les replicó: — ¿Qué os ha mandado Moisés?
 
Contestaron: — Moisés permitió divorciarse dándole a la mujer un acta de repudio.
 
Jesús les dijo: — Por vuestra terquedad dejó escrito Moisés este precepto. Al principio de la creación Dios los creó hombre y mujer. Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne. De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.
 
En casa, los discípulos volvieron a preguntarle sobre lo mismo. Él les dijo: — Si uno se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra la primera. Y si ella se divorcia de su marido y se casa con otro, comete adulterio.
 
Le acercaban niños para que los tocara, pero los discípulos les regañaban. Al verlo, Jesús se enfadó y les dijo: — Dejad que los niños se acerquen a mí: no se lo impidáis; de los que son como ellos es el Reino de Dios. Os aseguro que el que no acepte el Reino de Dios como un niño, no estará en él. Y los abrazaba y los bendecía imponiéndoles las manos.
 
Palabra del Señor
 

Lectio Divina 2015-07-26: Jesús tomó los panes y, después de dar gracias a Dios, los repartió

Del Evangelio según san Juan, 6, 1-15
 
Después de esto, se fue Jesús a la otra ribera del mar de Galilea, el de Tiberíades, y mucha gente le seguía porque veían los signos que realizaba en los enfermos. Subió Jesús al monte y se sentó allí en compañía de sus discípulos. Estaba próxima la Pascua, la fiesta de los judíos.
 
Al levantar Jesús los ojos y ver que venía hacia él mucha gente, dice a Felipe: « ¿Dónde nos procuraremos panes para que coman éstos?» Se lo decía para probarle, porque él sabía lo que iba a hacer. Felipe le contestó: «Doscientos denarios de pan no bastan para que cada uno tome un poco.» Le dice uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro: «Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces; pero ¿qué es eso para tantos?» Dijo Jesús: «Haced que se recueste la gente.» Había en el lugar mucha hierba. Se recostaron, pues, los hombres en número de unos cinco mil. Tomó entonces Jesús los panes y, después de dar gracias, los repartió entre los que estaban recostados y lo mismo los peces, todo lo que quisieron.
 
Cuando se saciaron, dice a sus discípulos: «Recoged los trozos sobrantes para que nada se pierda.» Los recogieron, pues, y llenaron doce canastos con los trozos de los cinco panes de cebada que sobraron a los que habían comido. Al ver la gente el signo que había realizado, decía: «Este es verdaderamente el profeta que iba a venir al mundo.» Sabiendo Jesús que intentaban venir a tomarle por la fuerza para hacerle rey, huyó de nuevo al monte él solo.

 

Palabra de Dios

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad