Los presbíteros

¡SEÑOR, DANOS PASTORES PARA TU MIES!

INTRODUCCIÓN.

Aprovechando que hoy en la liturgia católica se celebra la memoria de San Carlos Borromeo, ejemplar pastor de la comunidad de Milán en el siglo XVI, y la visita del Papa Benedicto XVI este próximo fin de semana como peregrino a Santiago de Compostela y para dedicar la Basílica de la Sagrada Familia de Barcelona, vamos a orar por todos los obispos, sacerdotes y pastores, tanto hombres como mujeres, de las diferentes Iglesias cristianas. Vamos a pedir al Señor que aumente las vocaciones al ministerio pastoral porque la mies es abundante y los obreros pocos. Vamos a pedir al Señor que ilumine con su Espíritu a todas las Iglesias cristianas, tanto a su jerarquía como a sus fieles, para que descubran como signo de los tiempos la visibilización de la comunidad lgtb, el amor entre personas del mismo sexo, el matrimonio civil y religioso entre personas homosexuales, la integración del colectivo lgtb en las comunidades cristianas, el celibato opcional, y el acceso a las mujeres y a las personas lgtb al ministerio sacerdotal. Con la esperanza de la fuerza transformadora del Espíritu que renueva y hace nuevas todas las cosas, comenzamos nuestra oración.

HIMNO
Cantemos al Señor con alegría,
unidos a la voz del pastor santo;
demos gracias a Dios, que es luz y guía,
solícito pastor de su rebaño.

Es su voz y su amor el que nos llama
en la voz del pastor que él ha elegido,
es su amor infinito el que nos ama
en la entrega y amor de este otro cristo.

Conociendo en la fe su fiel presencia,
hambrientos de verdad y luz divina,
sigamos al pastor que es providencia
de pastos abundantes que son vida.

Apacienta, Señor, guarda a tus hijos,
manda siempre a tu mies trabajadores;
cada aurora, a la puerta del aprisco,
nos aguarde el amor de tus pastores. Amén.

SALMO 131-II

Ant: El Señor ha elegido a Sión, ha deseado vivir en ella.
El Señor ha jurado a David
una promesa que no retractará:
«A uno de tu linaje
pondré sobre tu trono.

Si tus hijos guardan mi alianza
y los mandatos que les enseño,
también sus hijos, por siempre,
se sentarán sobre tu trono».

Porque el Señor ha elegido a Sión,
ha deseado vivir en ella:
«Ésta es mi mansión por siempre,
aquí viviré, porque la deseo.

Bendeciré sus provisiones,
a sus pobres los saciaré de pan,
vestiré a sus sacerdotes de gala,
y sus fieles aclamarán con vítores.

Haré germinar el vigor de David,
enciendo una lámpara para mi Ungido.
A sus enemigos los vestiré de ignominia,
sobre él brillará mi diadema».

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo
como era en el principio, ahora y siempre
y por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: El Señor ha elegido a Sión, ha deseado vivir en ella.

LECTURA BÍBLICA: Jn  21,15-19.

Después de comer dice Jesús a Simón Pedro: Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos? Él le contestó: Sí, Señor, tú sabes que te quiero. Jesús le dice: Apacienta mis corderos. Por segunda vez le pregunta: Simón, hijo de Juan, ¿me amas? Él le contesta: Sí, Señor, tú sabes que te quiero. Él le dice: Pastorea mis ovejas. Por tercera vez le pregunta: Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?. Se entristeció Pedro de que le preguntara por tercera vez si lo quería y le contestó: Señor, tú conoces todo, tú sabes que te quiero. Jesús le dice: Apacienta mis ovejas. Te lo aseguro: cuando eras joven, tú mismo te ceñías e ibas a donde querías; pero cuando seas viejo, extenderás las manos, otro te ceñirá y te llevará adonde no quieras. Esto dijo aludiendo a la muerte con que iba a dar gloria a Dios. Dicho esto, añadió: Sígueme.

Apocalipsis 11, 17-18;12, 10b-12a

Ant: El Señor le dio el poder, el honor y el reino, y todos los pueblos le servirán.
Gracias te damos, Señor Dios omnipotente,
el que eres y el que eras,
porque has asumido el gran poder
y comenzaste a reinar.

Se encolerizaron las gentes,
llegó tu cólera,
y el tiempo de que sean juzgados los muertos,
y de dar el galardón a tus siervos, los profetas,
y a los santos y a los que temen tu nombre,
y a los pequeños y a los grandes,
y de arruinar a los que arruinaron la tierra.

Ahora se estableció la salud y el poderío,
y el reinado de nuestro Dios,
y la potestad de su Cristo;
porque fue precipitado
el acusador de nuestros hermanos,
el que los acusaba ante nuestro Dios día y noche.

Ellos le vencieron en virtud de la sangre del Cordero
y por la palabra del testimonio que dieron,
y no amaron tanto su vida que temieran la muerte.
Por esto, estad alegres, cielos,
y los que moráis en sus tiendas.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo
como era en el principio, ahora y siempre
y por los siglos de los siglos. Amén.

Ant: El Señor le dio el poder, el honor y el reino, y todos los pueblos le servirán.

LECTURA BÍBLICA: 1 P 5,1-4.

A los presbíteros en esa comunidad, yo, presbítero como ellos, testigo de los sufrimientos de Cristo y partícipe de la gloria que va a manifestarse, os exhorto: Sed pastores del rebaño de Dios que tenéis a vuestro cargo, gobernándolo no a la fuerza, sino de buena gana, como Dios quiere; no por sórdida ganancia, sino con generosidad; no como déspotas sobre la heredad de Dios, sino convirtiéndoos en modelos del rebaño. Y cuando aparezca el supremo Pastor, recibiréis la corona de gloria que no se marchita.

MEDITACIÓN (10 MINUTOS).

PETICIONES Y ACCIONES DE GRACIAS (Breves).

ORACIÓN POR LA COMUNIDAD LGTB.

Te pedimos, Señor, por todo el colectivo lgtb. Ten presente sus dificultades, sus gozos y sus esperanzas. Que sepan de tu presencia y de tu amor incondicional. Y concédenos a nosotros, que en medio de este colectivo, nos mostremos como cristianos valientes, con coherencia de vida y con criterios evangélicos, para poder ser signo de tu amor entre quienes no te conocen y te rechazan, por tener una imagen distorsionada de ti.
Señor Jesucristo, te pedimos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todos aquellos hermanos que sufren la soledad, que son perseguidos, que no son aceptados en su entorno. Te pedimos y te damos gracias por CRISMHOM, para que construyamos Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid.

PADRENUESTRO.

ORACIÓN Y BENDICIÓN.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad