Amoris Laeticia: un nuevo lenguaje para reconocer que las personas LGTBI también muestran el rostro de Cristo

Esta sesión de formación tiene lugar el sábado 15 de octubre de 2022 de 19:30h a 21:30h en Barbieri 18 o por vídeo conferencia en el siguiente ENLACE. En esta charla Claudia Leal Luna presenta y reflexiona sobre la encíclica Amoris Laeticia en torno a la familia resaltando tres mensajes clave. El primer mensaje es sobre la innovación lingüística que esta encíclica expresa por medio de un lenguaje empático e inclusivo dirigido a personas reales de la vida cotidiana: abuelos y abuelas, mujeres embarazadas, personas divorciadas, personas homosexuales. El segundo mensaje es sobre el reconocimiento como parte del corazón de la iglesia de grupos y personas que durante años han mostrado su testimonio como personas cristianas con diversidad de orientación sexual y de género. Su acción es legitimada y su historia y experiencia puesta como parte del camino de la misma iglesia. El tercer mensaje proviene de la experiencia de encuentro de Claudia con personas concretas de la Pastoral de Diversidad Sexual (PADIS) de Chile. En lugar de desarrollar teológicamente una justificación para dar permiso para algo, Claudia busca aprender algo sobre Dios y el rostro de Cristo al contemplar los testimonios de estas personas, un acompañamiento mutuo entre personas cristianas.

Claudia Leal Luna nació en Chile, ha trabajado como profesora ordinaria en Teología Moral en la Pontificia Universidad Católica de Chile. En septiembre de 2022 forma parte del Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II. Sus temas de interés e investigación son el feminismo, la ética en clave de mujer, la teología moral fundamental, la ética sexual y de género, el derecho y la ética filosófica y política.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad